Aléjate del hoyo depresivo de “agradar a los demás”

Blog adíos a agradar a los demás
Rommel Pabón

Rommel Pabón Taco.

Las personas hacen las empresas y éste es un blog enfocado a los pequeños emprendedores y empresarios. Pero un esfuerzo organizacional no tendría éxito si detrás existen personas que no tienen una buena salud mental. Una comunidad de individuos con paz en su vida, hace más fácil llegar a los objetivos empresariales. Por eso hoy hablaré de ciertos paradigmas que debemos considerar para superar pensamientos que nos mantienen atascados en la vida. Tal vez no necesitemos encajar en un papel que la sociedad supone para nosotros. El tratar de ser “buena persona” para agradar a todos, puede perjudicarnos. A continuación, algunos enfoques que nos pueden evitar vivir situaciones frustrantes con algunas personas:

Blog adiós al hoyo depresivo de agradar a los demás

TIENES DERECHO A DECIR “NO”

NO NECESITAS JUSTIFICARTE O DISCULPARTE

PUEDES CAMBIAR DE OPINIÓN

NADIE TIENE QUE “APROBAR” TU FORMA DE SER

QUE NO SUBESTIMEN TU INTELIGENCIA

NO PERMITAS LAS TRAMPAS PSICOLÓGICAS

TU TIEMPO, DINERO y AMOR MERECEN RESPETO

EVITA LA CERRAZÓN MENTAL

VIVE EN LA ASERTIVIDAD

DÍ NO

Somos tan buenos para validar a los demás, que a veces no podemos negarnos a una propuesta que nos hagan. Aunque no siempre sea beneficiosa. Y si es una figura de autoridad quien nos la pide (como un familiar o un jefe), lo más probable es que terminemos cediendo.

Al final solo nosotros sabemos lo que queremos y tenemos la libertad de aceptarlo o no. Si hay algo que no te convence, ten el coraje y la fuerza para expresar tu negativa. Y no pasa nada si lo haces con respeto.

 

NO NECESITAS JUSTIFICARTE O DISCULPARTE

Si no tienes deseos de hacer algo, simplemente dilo y se acabó el problema. No tienes que disculparte, dar explicaciones o justificaciones. Nadie tiene el derecho de exigir que des razones de tu forma de actuar. Tu pagarás el precio de lo que hayas decidido en el curso natural de la vida. Y punto.

PUEDES CAMBIAR DE OPINIÓN

No permitas, por miedo a que te consideren alguien que no es “de palabra”, que sucedan acontecimientos indeseados. Puedes haber ofrecido ayuda, dinero, cobijo, amor, asistencia o lo que sea. Pero si luego de un análisis crees que no es lo adecuado, solamente exprésalo con respeto y retírate. Te podrán llamar mentiroso o hasta cobarde, pero no hagas caso. Son las personas inseguras las que necesitan mantener una posición que en el fondo saben que no desean, solo para complacer a los demás.

 

NO NECESITAS QUE UNA PERSONA TE APRUEBE

No necesitas que alguien valide tu existencia (obviamente esto no aplica en relaciones laborales). Si hay en tu vida cualquier persona que no respeta tu espacio y cree que tiene derecho de juzgarte, te cuento algo: no la necesitas. No necesitas alegrarle sus mañanas con tu presencia, no necesitas pensarla ni que piense en ti. No necesitas estar en acuerdo o en desacuerdo. No necesitas que crea que eres una buena o mala persona. Puedes pasar sin discutir.

La vida es demasiado corta como para intentar acoplar nuestra persona y dignidad a las necesidades de los demás.

 

QUE NO SUBESTIMEN TU INTELIGENCIA

Si alguien te ofrece argumentos pobres con el objetivo de convencerte o justificar comportamientos irrespetuosos hacia ti, no lo permitas.

Expresa tu posición en el mismo momento que te traten de ofrecer esa basura mental. Si permites que te manipulen, por un lado tratarán de hacerlo otra vez, y por otro te considerarán como una persona de poco valor.

Señorita inteligente

NO PERMITAS LAS TRAMPAS PSICOLÓGICAS

Hay personas expertas en manipulación que tratarán de aplicarte ciertos juegos mentales dañinos. Estos tienen el objetivo de crear una dinámica donde sin darte cuenta, vas haciendo lo que ellas quieren poco a poco hasta llegar a límites insanos. Se les llama también AROS PSICOLÓGICOS.

La idea es que empieces a pasar por ellos tal como lo haría un animalito de circo, amaestrado para que pase por un ARO DE METAL. Al principio será aplicarte pequeñas faltas de respeto como no prestarte la suficiente atención cuando hablas, demorarse en contestar un chat, retrasarse a una cita, demorarse en pagarte dinero, entre otros. Otra forma será encomendándote pequeños favores que a primera vista es algo inocente.

Si pasas por los AROS PSICOLÓGICOS habrá personas que se aprovechen de la situación y la próxima vez suban el nivel de sus peticiones. A la larga cuando lo adviertas, habrás dado más de la cuenta en esa relación. Sea laboral, sentimental o familiar.

No pases por el ARO PSICOLÓGICO y el “adiestrador” irá a buscar a otro animalito con el que pueda lograr lo que quiera. Es una pena pero es verdad, siempre habrá víctimas que caigan en su juego.

 

TU TIEMPO, DINERO y AMOR MERECEN RESPETO

No importa que apliques todo lo mencionado hasta ahora, si en algún momento permites que las personas te falten el respeto. Esto sucede cuando el otro no tiene consideración de tu tiempo, dinero, cariño, inteligencia o bondad. Recuerda que esos aspectos te pertenecen y nadie tiene derecho a jugar con ellos.

Si crees que alguien lo hace, exprésalo de una manera educada pero firme. Y aléjate de esa persona. Habrá en tu vida otras personas que admiren y respeten lo que tú eres y lo que ofreces.

 

EVITA LA CERRAZÓN MENTAL

Simplemente hay personas con las que no se puede. Siempre tratarán de arrastrarte a su juego y hacerte sentir culpable de todo. En esos casos lo mejor es alejarse sin ofender. Si es algún familiar cercano que quieres mucho, sería bueno considerar una psicoterapia para ayudar a aquella persona.

Asertiva

Como ves, existen muchas formas en que alguna persona trate de manipularte y restar tu valor como persona. Si quisiera resumir todo lo dicho en una sola frase, sería VIVE EN LA ASERTIVIDAD

La Asertividad se define como: «la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento».

Nosotros somos los responsables de nuestra vida. Si nos respetamos lo suficiente, a los demás no les quedará otro camino que hacerlo también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *