Los pilares invisibles del emprendimiento

Pilares del emprendimiento
Rommel Pabón

Rommel Pabón

Si has elegido el camino del emprendimiento, en éste artículo hablo de aspectos poco evidentes pero fundamentales a la hora de lograr lo que anhelas. Quienes acogen la vía de la sustentación por sus propios medios, saben lo complicado que resulta una vez se ha tomado la decisión y se encuentran ante un nuevo mundo.

Al inicio, mientras más apuro exista por abrir un nuevo negocio, hay más probabilidades de nublarse la vista y no observar con claridad las decisiones a tomar. El viejo adagio de “en el camino se arregla la carga” no siempre se cumple a cabalidad.

Lo primero entonces, deshazte del sentido de urgencia. Luego, acorde a la decisión tomada y analizados todos (o la mayoría) de aspectos importantes, afronta con fe y energía lo que venga. Precisamente a ese tema me voy a referir, porque se necesitan varias columnas que sustenten nuestra fuerza.


LA BASE ESPIRITUAL DE TUS IDEAS

No me refiero a ninguna creencia o dogma. Hablo del impulso y concepto de tu idea de negocio. Asegúrate que lo haces porque viene de tu interior. De un pensamiento que da fortaleza. No porque algún familiar o conocido te convenció, pero sientes que algo no encaja. Si es así tal vez sea mejor analizar fríamente de nuevo tus ideas. Es increíble la cantidad de negocios que se perdieron porque sus dueños no hicieron caso a su voz interior. Repito, sin dogmas.

LA FAMILIA

Sin ánimo de incurrir en clichés, está claro que un emprendimiento es sinónimo de esfuerzo familiar. Si al amor incondicional se suma un compromiso de apoyo moral, logístico y en la mayoría de las veces económico, tienes mucho adelantado. Pero si tienes una familia que no termina de comprender tu negocio o el rol que cumple en él, tal vez te encuentres con temas que debes resolver, antes que nada.

familia

EL PARADIGMA POSITIVO DEL SISTEMA

Parecería una variable que escapa a tu control, pero no es así. El medio ambiente socio-económico te limita, pero también te permite ser funcional como ente productivo. Me refiero a que debes creer en el sistema, con sus cosas buenas y malas. Nada logras al ilusionarte y emprender ésta actividad si piensas que el estado te estafa, las autoridades te roban, la competencia es desleal, los clientes son insoportables, tus empleados son abusivos, etc. Como ves, solo depende de ti con cual lente deseas ver las cosas y actuar. Y de acuerdo a ello serán los resultados.

 

TUS LÍMITES AUTOPROGRAMADOS

Si has logrado cumplir tu sueño, ¡Felicidades! No obstante, puede existir la probabilidad de toparse con un foso de autocomplacencia y permanecer en él. Me refiero al problema de quedarse como un emprendedor eterno. Pasa muchas veces porque nos fijamos objetivos pequeños y no cruzamos al lado de la empresa. Vivimos como empleados de nosotros mismo y no vemos más allá. Te recomiendo veas mi blog https://bit.ly/emprendedordisfrazado  para aclarar éste punto.

Hoy en día contamos con mucha información online de la cual podemos aprender mucho. No hay escusas. Recuerda que crees en tu idea. Tienes y crees en tu familia y en el sistema. Atrévete a pagar el precio.

mujer con idea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *