La “marca ciudad” en Bolívar y el mundo

Marca Ciudad Bolívar
Rommel Pabón

Rommel Pabón Taco

En la ciudad de Bolívar, provincia del Carchi (Ecuador) existe el Parque de la Megafauna desde 2013. Éste parque temático y en particular el Mamut, son iconos de la ciudad. Como la Virgen del Panecillo en Quito, el Big Ben en Londres, la Catedral de Santa Sofía en Estambul, etc.

Los ecuatorianos y colombianos que transitan por la zona relacionan fácilmente a la ciudad con el Mamut. Lastimosamente no es un activo que ha sido aprovechado para el beneficio de los bolivarenses. Y la razón es la misma que sucede en todo el mundo desde siempre: la política.

Que el Mamut se identifique con el alcalde que inauguró la obra, hace que administraciones posteriores hayan renunciado a relacionarse con dicha imagen. Lo triste es que ese tema lo conocen solo en la ciudad, porque los viajantes ignoran el submundo político dañino que hay detrás.

Parque de la Megafauna de Bolívar. En el fondo se encuentra el Museo Palentológico de la ciudad.

Hoy se está construyendo una obra importante y elegante a la entrada sur. Por supuesto que es bueno porque mejora ese acceso al interior de Bolívar. Seguramente es una costosa obra también. No es llamativo sin embargo que no se haya pensado en potenciar el Parque de la Megafauna. Si ese dinero se invertía en mejorar el Parque Temático, ganaba mucho Bolívar turísticamente.

Pero fuera del aspecto político ¿por qué suceden éstas cosas? Porque no existe un proyecto de MARCA CIUDAD.

Según Wikipedia una MARCA CIUDAD “es el propio nombre de la ciudad al que se asocia una serie de atributos singulares y exclusivos por los que se puede identificar, reconocer y diferenciar dicha ciudad de otras. Se trata de una forma de marca lugar (place brand) análoga a la de marca país.”

En la siguiente ilustración podemos ver como se expresa la MARCA PAÍS y MARCA CIUDAD en algunos lugares del mundo.

En ésta ciudad ecuatoriana, nunca existió un empoderamiento del Mamut como estrategia de marketing turístico. Además, para aplicar procesos de posicionamiento de una MARCA CIUDAD como producto vendible, primero se debe proyectar estrategias en el plazo de por lo menos 20 años.

La idea es que sea una táctica de la comunidad, más que de una administración política. Como por ejemplo el posicionamiento mundial de la gastronomía peruana, sin importar quién sea el presidente en un momento determinado.

En Buenos Aires, el nombre y logo del SUBTE (el sistema de metro de la ciudad) fue desarrollado con el objetivo de impregnar la MARCA SUBTE en el imaginario colectivo de toda Argentina. Es un medio de transporte, pero también un atractivo turístico.

Panamá tiene altísimos ingresos por el paso de embarcaciones por el Canal, y además cobra ingreso a los turistas que desean conocer la obra, que valga decirlo no es nada del otro mundo. El valor es más mental que visual. “Estar en dos océanos a la vez”, aunque en realidad se está en un lago artificial. Lo que funciona es el posicionamiento en la mente del turista.

En Lima, existe el Parque de la Imaginación en el que entre otras atracciones, hay muchos dinosaurios robóticos que «tienen vida», simulando un ambiente prehistórico. ¿Por que no pensar en algo así para Bolívar?

Parque de la imaginación

La venta de comida, paquetes turísticos, souvenirs (ropa, llaveros, postales, recuerdos) con el MAMUT como ícono, serían solo unos de tantos beneficios de un plan de MARCA CIUDAD, en donde el Parque de la Megafauna sea el lugar más atractivo y concurrido de la provincia.

Los pequeños emprendimientos podrían aprovechar de un plan de estandarización y certificación de calidad de sus productos y servicios, bajo una política municipal de MARCA CIUDAD. Como el gobierno chino hace con las empresas privadas. Por mucho tiempo los productos chinos fueron considerados de mala calidad. Hoy el gobierno se encarga que los artículos de empresas chinas hayan mejorado mucho. Pero es un proceso complejo que está en curso aún.

Un conglomerado de negocios locales podrían ofrecer productos de calidad marca MAMUT, y eso haría que no solo el Parque de la Megafauna se vea beneficiado, sino que el interior de la ciudad atraiga flujo de turistas dispuestos a gastar dinero.

Parque temático Yaznán en Cayambe

Pero los Gobiernos locales renuncian a una fuente de ingresos para sus ciudadanos. Al no utilizar un logo del Mamut en documentación oficial, vehículos u otros medios visibles y auditivos. Al no invertir en mejorar o ampliar el Parque de la Megafauna y la imagen del Mamut. Al no coordinar esfuerzos de sociedad en el posicionamiento turístico de una marca común. Simplemente se perjudica a los ciudadanos, sus organizaciones sociales y los negocios.

Bolívar tiene mucho para posicionarse como una potencia turística fronteriza. Su clima, su vecindad con Imbabura, la biodiversidad son algunas ventajas. Otras capitales cantonales no tienen el beneficio que la carretera Panamericana pase por ahí.

El status fronterizo perjudica a negocios carchenses, es verdad. Por ello es un error determinante si no se aprovecha el turismo desde el sector público. Carchi e Imbabura son mucho más fuertes en turismo que Nariño (Departamento fronterizo colombiano) por muchas razones que no es preciso abordar en este blog.

Mientras tanto los ciudadanos seguirán con pocas alternativas de mejorar su calidad de vida en ese rubro. Ojalá algún día ésta situación cambie para el bien de todos sus habitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *